ASI NO ES :Su Presencia: Iglesia Cristiana Quito Ecuador: mensajes, predicas, sermones, reflexiones, cristianos, quito, ecuador.php

Su Presencia: iglesia cristiana quito ecuador

Así no es

 

CONOCIENDO A JESÚS

 SEGÚN MATEO

Título: Así no es.

Tema: Vivir en justicia

Cita Bíblica: Mateo 3:13-17

Desarrollo: Leer Mateo 3:17

Ya habían pasado muchos años, según la historia se cree pasaron 30 años desde el nacimiento de Jesús, cuando descendió de Galilea al Jordán, el tiempo perfecto para iniciar su ministerio (servicio).

Juan el bautista, el profeta enviado de Dios a preparar el camino para la venida del libertador, esperaba al rey que iba a establecer el Reino anhelado con poder y autoridad. Juan cumpliendo con su misión un día ve acercarse a quien había esperado por mucho tiempo, el que bautizaría con fuego, es decir el que haría justicia. Se dice que la primera impresión es la que cuenta. Imagínate, el Mesías anhelado por mucho tiempo, ¡el libertador! Tú, ¿Cómo esperas que llegue alguien que te va a libertar? Debe ser alguien fuerte, se debe ver imponente, lleno de autoridad, que no muestre ni una pisca de debilidad. Juan tal vez esperaba que le viniera a pedir cuentas de su trabajo, o a conversar sobre cuál sería el siguiente paso para liberar a los judíos. Pero no, Jesús llega y lejos de todo pronóstico le dice: bautízame. Juan de ninguna manera podía hacer algo así, porque en ese tiempo se bautizaban a los gentiles o a los que habían pecado y necesitaban ser limpios. ¿Por qué Jesús quería bautizarse? ¿Él necesitaba ser limpio? En el antiguo testamento (Números 4:3) los Sacerdotes a los 30 años participaban de una ceremonia donde se purificaban antes de iniciar su ministerio (El ser representantes de los hombres ante Dios), tal vez Jesús estaba identificándose como sacerdote al iniciar su misterio, o quería identificarse con los creyentes en este paso de obediencia, o el bautizarse era un símbolo de su misión de redención. No lo sabemos, pero Jesús hizo algo que para hacerlo se necesitaba mucha humildad.

Jesús le insiste a Juan y le dice: bautízame porque es necesario que se cumpla toda justicia. Pero para Juan y para cualquier Israelita el Mesías que esperaban les haría justicia, es decir les vengaría de sus enemigos, así era como esperaban la justicia los judíos. Jesús llega y cambia totalmente el concepto de justicia al mostrarnos en ese bautismo que la verdadera justicia no inicia con venganza sino con humildad, la verdadera justicia no se exige al otro, sino que se  empieza dentro del propio corazón, Jesús estaba enseñando que para que otros te traten con justicia, primero nos es necesario a nosotros vivir en toda justicia. Y el vivir en justicia es tan importante porque te hace someterte al plan de Dios. Seamos sinser@s ¿quién no dice una mentirita blanca para salir de un apuro, o quien no se coge un mal vuelto, o copia en los exámenes?  O muchos de otros pecados que aparentemente son “normales o comunes” (por ser comunes ya no los llamamos pecados) Si aprendemos nosotros a vivir en justica, seremos honrados, seremos obedientes a Dios, humildes, y al cumplirse en nuestras vidas toda justicia, se cumplirá todo el propósito de Dios en nuestras vidas. Cuando tú vives en justicia cuentas con el respaldo de Dios.

Para Jesús el bautismo podría haber sido humillante, ¿cómo el salvador del mundo se bautiza?, pero él quería cumplir toda justicia, y eso agradó tanto el corazón de Dios que no pudo callar, el cielo se abrió en un tiempo donde la voz de Dios ya no se escuchaba, descendió el Espíritu Santo, y Dios dijo (Mateo 3:17): “Este es mi Hijo muy amado, quien me da gran gozo” (NTV). Son las palabras que solo un padre orgulloso de su hijo diría, y si lees bien te darás cuenta que Dios confiesa su amor por su hijo y habla en tercera persona, es decir no lo dice para que Jesús oiga, lo dice para que todos los que están ahí escuchen.

Una de las cosas que sorprende a Dios son las personas que en su corazón viven en toda justicia, porque actualmente muy pocas personas son íntegras (Ezequiel 22:30); pero cuando Dios las encuentra se alegra tanto, que al igual como con Jesús, Dios les recuerda que son sus hijos amados, les abre los cielos, les da la cobertura del Espíritu Santo es decir cuentan con el respaldo de Dios mismo, tanto que los que le rodean no solo podrán ver, porque será tan visible que se podrá oír.

El vivir en justicia no es fácil, es un proceso que forma en el corazón de quien valientemente decida vivir en justicia, madurez y fortaleza. La obligación de un verdadero hijo de Dios es vivir en justicia. Imagínate si cada cristiano viviera en justicia, el mundo cambiaría y Dios estaría orgulloso de sus hijos, Jesús vivió en justicia, Dios hecho hombre con las limitaciones de un ser humano pudo vivir en justicia, si Jesús vive en nuestros corazones  ¡Tú y yo podemos!

Proximos Eventos

Contacto Rapido





Copiar Clave de Seguridad:
>
   
Teléfono: 02 2550809
Email: contacto@supresenciaecuador.com

ROBLES Y PAEZ SECTOR LA MARISCAL
QUITO - ECUADOR